lunes, 1 de agosto de 2016

Poemas

Por Abril Medina
(poeta mexicana)





Quiero meterme en la matriz
cabeza entre las piernas
desconcebirme en un acto de memoria
desengendrarme a lo invertido del instinto
más cercano de los círculos que al animal
dentro de mi cuerpo
queda mucho espacio para el cuerpo y
quiero alojarme
como a un hijo
como un cáncer en posición fetal
no he sido nada
y desde el primer escape alguien supo
como sé ahora
que no seré
que no he sido nada
más me valdría no haber salido de aquella bolsa
como un centavo caído a la arena.


Tu descostura
animal de la guarda
quise ser tu ventana al interior de un coche y tanta fiebre bajo los jeans
un tablero de juego al final de las piernas cerradas
muy cerradas entre el pecho y la espalda izquierda
concebir un explosivo dentro del silencio
bestia de cabecera en cualquier hotel
quise ser tu ruina
un pedazo de carne sin cuerpo
la sutileza es una forma de mentir
o eyacular sin riesgo
tender un beso más agudo que sabio de la mano al pecho a la mano y eso era la distancia
quise ser tu rápido sin conciencia con aullido
tu sobre nada de cualquier modo
ficción de viaje
tu inquilino en quiebra
o rompe huelgas
otro digestivo luego del amor
eso dicen de las trampas
qué dices tú?


Tengo un árbol vacío en el pecho
dificultad somática ante el placer
una sombría repelencia al éxito
venas ajadas como pieza de museo
llevo una madre que se confunde conmigo
y le llamo suerte
marzo
accidente
para que se quede lo más tierna posible.


Algo me dice que la vocación fue una
menguante                                                                                        
pero terrible
he ganado a las vencidas con tres de tus ojos
para que reste solo nuestra vergüenza de miopes
luego entreabro el cierre que puertas
y miento
mi inteligencia no es un perro de pelea


Fui dejando que se colara el aire
un respiro a la vez
por los pezones
entre el ojo y su cuenca
hasta llenar el cuerpo de vuelo
como un ave de pecho vacío
hasta emprender la ausencia
que a sí misma se contiene.


1

No hace muchos vinos
usted se acordará
pudo ver mi corazón incubando
famélico y prematuro
luchando por crecer exacto a la oquedad del pecho
llenarlo y bastarse                  
sostener la tensión prolija y facturar a cuenta de mi recreación
pero esa última
caliente caridad
pero esa onza de leche intrauterina…
tengo unas tetas siniestras
que enfermarán
un hígado fuerte como el cemento que también
es siniestro
y enfermará
 agredido por la senda ausencia
 soltará a su suerte a mi progenie
confiando en la hermandad retórica del enemigo
en el canto yerto de sus armas agonizantes.


2
Hemos hecho el odio como dos apestados
Abril Medina
bajo esta tierna cólera de poeta con sordina

apareces ya de cruz al alfabeto de la noche
simbiótica y elíptica
se acuna entonces
mi asaltado cardio a mamar de una línea
cuanta ebriedad el abuso

pueda aún proveerle.

(Regresa al Índice general)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las teorías sobre arte son al arte
lo que un gato disecado al movimiento de un felino
Cosme Álvarez

Invitación

Los textos y las fotografías que aparecen en La Guarida están protegidos por la ley y no deben ser
reproducidos sin autorización previa del administrador de la página, o del titular de los copyright,
por lo que se sugiere que toda vez que se cite o se utilice alguna de las entradas se nos informe por
Primera época ≈ 1999 a 2007 ≈ Volumen 1. Números 1 al 5
Segunda época ≈ 2008 a junio de 2016 ≈ Volumen 2. Números 6 al 10
Tercera época ≈ 1 de julio de 2016 a 1 de julio de 2017 ≈ Volumen 3. Números 11 al 17