viernes, 1 de julio de 2016

Leer poesía


Por Leonel Rodríguez
(poeta mexicano)



 
Es una de las actividades menos públicas, aunque su presencia es perceptible en la vida de la comunidad.
     Leer poesía es, sencillamente, leer, que es mirar. Y el que escribe aspira a comunicar eso que ha mirado. Quien lee poesía se retrae de los alrededores mientras dura su inmersión en el mundo que se le propone en la página; no puede evitar dar cabida a la novedad que la lectura de un poema hace brotar. El lector es el broche momentáneo que une el principio y el final de la creación.
     Cuando se abandona la lectura, el que leyó poesía suele sentir extrañeza de habitar el mundo de todos los días (a menos que sienta alivio de abandonar el mundo propuesto por la lectura). El lector lee el mundo, y lo mira con intensidad inusitada; capta relaciones que pueden carecer de nombre; intuye posibilidades; ve vivir y vive; puede descubrir el lugar que él ocupa o al que pertenece. Leer, como escribir y mirar, es ser generoso. Generar vida en lo que recibimos.
La lectura de poesía evoca la honestidad de ver el mundo con novedad, y la quietud para verse uno mismo, como otro. La lectura está al alcance de cualquiera y es ajena a tantos de nosotros en algún momento.
     Es dar sentido al tiempo. Hay que advertir la manera en que se avivan nuestros pasos, o nos envuelve esta serenidad irreconocible. Se ha cambiado el sentido de nuestra inercia, hacemos algo —vivimos— con nuestro tiempo.
     El poema puede descubrirnos el matiz de nuestra intimidad, el valor que hay al descubrirla en ese paisaje de vivir. La manera en que esto nos concierne, nos alegra, nos asusta: lo vivimos y esto queda dentro y fuera del poema, en nosotros, desde siempre su principio y fin.
     El acto de leer y mirar es un acto de verdad: uno está solo con lo que llega, o se descubre, o desaparece, o cuestiona, o se muestra al esconderse. Este encuentro entraña la responsabilidad única de descubrirse uno mismo como un desconocido.
Leonel Rodríguez


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las teorías sobre arte son al arte
lo que un gato disecado al movimiento de un felino
Cosme Álvarez

Invitación

Los textos y las fotografías que aparecen en La Guarida están protegidos por la ley y no deben ser
reproducidos sin autorización previa del administrador de la página, o del titular de los copyright,
por lo que se sugiere que toda vez que se cite o se utilice alguna de las entradas se nos informe por
Primera época ≈ 1999 a 2007 ≈ Volumen 1. Números 1 al 5
Segunda época ≈ 2008 a junio de 2016 ≈ Volumen 2. Números 6 al 10
Tercera época ≈ 1 de julio de 2016 a 1 de julio de 2017 ≈ Volumen 3. Números 11 al 17