sábado, 1 de octubre de 2016

Lobos de lumbre (tres poemas)

Por Ricardo Bernal
(poeta y narrador mexicano)





SEMANA EN DESORDEN

El domingo nos sonríe, enorme y anaranjado... pocos saben que detrás de su rostro benévolo, está el monstruoso lunes, azul y negro, todo fauces y malsanas intenciones.

El lunes salta esquivando todas las trampas, sus pies de lumbre trazan figuras en el desierto rojo que bulle de insectos. Casi siempre, el cielo del lunes se llena de aviones que le entran por los ojos y le salen por la boca. De sus orejas salen calamares de malvavisco, instantáneos y resplandecientes, que al desaparecer dejan un rastro de nubes.

El jueves, elegante pero discreto, nos mira desde su escondite con un puro apagado entre los labios y una pelota de esponja en la palma de su mano derecha.

El martes no existe: es el lunes disfrazado.

El viernes es una pequeño ataúd donde duerme la crisálida del mundo. Una fuerte descarga eléctrica rompe los cristales del cielo y la crisálida se retuerce, sedienta de mieles y oporto. Afuera las diosas tejen, en silencio, los sueños de todos los hombres.

El sábado es un chocolate envenenado, un tren lleno de explosivos, una ninfa infectada y petulante que baila semidesnuda en la penumbra. Sin embargo, a partir del mediodía le brotan gajos, labios besantes, racimos de alfileres que encienden por dentro los corazones más secos.

El miércoles es un acorazado navegando las aguas del amanecer. En su interior carga especias, telas finas del oriente: y en un camarote secreto: la Bella Durmiente sueña pesadillas. El último miércoles de nuestra vida siempre será feliz y ronronearemos al sol, despidiéndonos del mundo sin saberlo.



LA REINA

La abeja reina, oculta en lo más profundo del panal, duerme un sueño de hexágonos pegajosos. Todas sus obreras salen volando hacia el sol, con las alas percudidas y un disgusto inocente que no se atreve a ser memoria. Mil abejas: nube de diminutas cornetas zumbantes, agudo aguijón de pocos decibeles que nadie escuchará en el reino de los muertos. Mil abejas, mil mandíbulas, cien mil caminos en el cielo deslumbrante. El sueño de la abeja reina es ahora un laberinto de cristales, rombos quebrándose, triángulos conscientes de sí mismos: el hilo invisible que la ata con las demás abejas se rompe y todo el universo es arrojado a un precipicio. Entonces las abejas enloquecen, y allá lejos, en sus aposentos, la abeja reina muere completamente sola... Abajo, en las sombrías oquedades donde el bosque es infierno, un océano de flores carnívoras se relame los colmillos.




MEDICINE MAN

I)
En la hora del sol más alto, los nubarrones se esponjan como reyes asmáticos. Abajo, hombres de cobalto buscan andamios, escaleras para alcanzar la luz anaranjada, quizá unos zancos silenciosos que los eleven del cactáceo asfalto de su podredumbre.

II)
El inquisidor destripa amuletos, mueve las ruedas de su máquina: de las mangas de su disfraz cuelgan esqueletos de peces y cruces diabólicas. Un colibrí se detiene en el centro de las manecillas: el mediodía es un abuso, un martillo que clava designios en las cabezas pelonas de allá abajo.
 
III)
Bebes aguardiente. Nosotros caminamos hacia tu sino, una maraña de sílabas quiere ser mantra en las orejas pero luego se disuelve en percusiones prehistóricas, en el crepitar de millones de soles -o tal vez el mismo sol, millones de veces repetido-.
 
IV)
La muerte ronda en los puentes, en las aguas de obsidiana, en los obeliscos.

V)
La luz del Espíritu Santo es pluma en tu frente: alrededor giran planetas, moscardones y avispas, un dios colibrí meditabundo. El humo verde de tus menjurjes se eleva hacia los nubarrones: saltan acuarelas en los ojos, los arbustos caminan con pasos de sombra y el cristal de tus uñas pela el cascarón de la crisálida acuosa donde aguardamos.

VI)
No hay baile. Llega la luna, se sienta en su sillita y se cubre con un rebozo  morado y azul… detrás de ella: millones de lunas ancianas que atiborran la cúpula celeste.

VII)
Han pasado doce horas. El sur se cierne sobre cada una de nuestras arterias -el bálsamo añoso del bosque nos llama, no tan lejos-, y huimos en tropel, lobos de lumbre, búhos de sal: seguimos tu voz en malezas y manglares hasta que tu voz es el manglar y las malezas.


VIII)

La muerte glacial ronda en los puentes, en las aguas de obsidiana. Pero esta vez la esfera escapa de sus manos y va a dar al pantano milenario donde tienes tu casa. Estamos limpios.


Ricardo Bernal

RICARDO BERNAL (Ciudad de México, 1962). Además de escribir poemas y cuentos,  es uno de los más importantes profesores de la literatura de géneros en México; desde 1992, sus cursos y diplomados de cine y literatura fantástica, horror y ciencia ficción han sido impartidos en la Universidad del Claustro de Sor Juana, la UNAM, Casa Lamm, La Universidad Iberoamericana, el Film Club Café, Circo 2.12 y en diversos centros culturales por parte del Centro Nacional de Información y Promoción de la Literatura del INBA. Es socio fundador de la Escuela Mexicana de Escritores, donde imparte las materias Introducción a los géneros narrativos y Astrología y tarot para escritores. Desde hace algunos años se ha dedicado a la investigación y a la enseñanza de la historia de las animaciones. En 2011 presentó e hizo la selección del Festival de Animaciones del Mundo en Guadalajara, y en 2014 participó con una serie de ponencias sobre anime en el Festival Internacional de Cine de Aguascalientes. En 2015 impartió los cursos Análisis narrativo de animaciones y Animaciones selectas de Japón en el Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las teorías sobre arte son al arte
lo que un gato disecado al movimiento de un felino
Cosme Álvarez

Invitación

Los textos y las fotografías que aparecen en La Guarida están protegidos por la ley y no deben ser
reproducidos sin autorización previa del administrador de la página, o del titular de los copyright,
por lo que se sugiere que toda vez que se cite o se utilice alguna de las entradas se nos informe por
Primera época ≈ 1999 a 2007 ≈ Volumen 1. Números 1 al 5
Segunda época ≈ 2008 a junio de 2016 ≈ Volumen 2. Números 6 al 10
Tercera época ≈ 1 de julio de 2016 a 1 de julio de 2017 ≈ Volumen 3. Números 11 al 17