Las teorías sobre arte son al arte
lo que un gato disecado al movimiento de un felino
Cosme Álvarez

miércoles, 1 de febrero de 2017

Limes

Por José Manuel Recillas
(poeta mexicano)







                                                                                             Para Gaby Bautista Martínez

Estoy pensando en ese azul callado que veo desde mi ventana,
en esa transparencia casi vienesa que se parece aquí al engaño y al olvido
atravesada groseramente por estruendosos pájaros de acero que no cesan
de recordarme ese otro muro que alguien está elevando en la frontera,
mientras tú vas por un sendero sembrando con tus ojos otra tarde,
y escucho tu andar tranquilo como se escucha una serenidad no postergada.
Yo sé que en cada posta hay un demonio, un vigilante o dos sólo esperándonos,
como si ya supiera nuestros nombres por anticipado para condenarnos
a estar perpetuamente temerosos bajo la sombra de un árbol seco.
Pero los límites siempre envejecen y se vuelven ruina, frontera abandonada,
desvanecida sombra por la que el tiempo ni siquiera se detiene a contemplar,
perdiéndose en silencio su noble u oscura misión de proteger y delimitar,
de dar abrigo y protección y nombradía a un pueblo, o pretendido pueblo,
dejando apenas un extraño nombre que nadie ya se atreve a pronunciar
pues nada significa hoy hablar del Vallum Aelium o del Vallum Antonini
si ya no hay vigilantes ni soldados ni pueblo alguno que proteger,
pero es menester no olvidar la empresa a la que Adriano se dio tarea
durante una década para evitar el acoso de ajenos pueblos belicosos
desde el Pons Aelius hasta Maglona para erigir el limes y vallum
que aún hoy aguarda la llegada de nuevos pictos invasores.
Ni huella queda de la Legio vi Victrix en Britannia que orgullosa
la Europa romana recorrió desde Perusia y Sicilia hasta Hispania y Eboracum,
y apenas el desastre de Varo en Teutoburgo le dice algo a los especialistas.
Para la mayoría son sólo nombres vagos y eruditas referencias
de algo que apenas una sombra o una ruina son, sin importancia alguna.
El Limes Britannicus hoy es apenas una referencia oscura a ciertos episodios
y a tantas cartas de soldados que esperaban la visita de los suyos,
no muy distintos tal vez de aquellos que buscaban cruzar esa frontera innoble
groseramente elevada sobre un terreno agreste y seguramente silencioso
sobre el que el foso aledaño algún refresco de agua y paz traía de vez en cuando.
Pero a la muerte de Antonino, el César Imperator y Pontifex Maximus,
el limes Antonini corrió su misma suerte, durando apenas veinte años en pie,
una vergüenza si se piensa que el Aellium duró poco más de dos siglos y medio
antes de desaparecer durante el reinado de un muy joven Flavius Valentinianus,
mandado asesinar por su sucesor, Teodosio el Grande, último emperador
que vio una Roma unificada, y el fin de la Roma pagana por el Cunctos Populus
o Edicto de Tesalónica, la final derrota que aquellos muros no pudieron contener.
Hoy sólo en libros de historia romana aparece el relato de esa locura
por contener lo incontenible que es la gente yendo de una tierra a otra,
burlando las fronteras y el poder imperial que quiere controlarlo todo
como si el agua o el correr del viento pudiesen contenerse entre las manos.
Hasta la tierra se escapa de un puño enardecido que no puede durar días apretando
ni furia que se pueda detener por más que se eleven torres y postas
que busquen proteger y vigilar. Tarde o temprano la noche llega.
Y escucho tu andar tranquilo como se escucha una serenidad no postergada
mientras bendices la ciudad que gira en torno de tus pasos y tu voz
como si ya no hubiese en el mundo más muros que tus labios
y un lento hablar de “usted” mientras tu risa corre por la tarde.

Enero 27-28, 2017


José Manuel Recillas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Invitación

Los textos y las fotografías que aparecen en La Guarida están protegidos por la ley y no deben ser
reproducidos sin autorización previa del administrador de la página, o del titular de los copyright,
por lo que se sugiere que toda vez que se cite o se utilice alguna de las entradas se nos informe por
Primera época ≈ 1999 a 2007 ≈ Volumen 1. Números 1 al 5
Segunda época ≈ 2008 a junio de 2016 ≈ Volumen 2. Números 6 al 10
Tercera época ≈ 1 de julio de 2016 a 1 de julio de 2017 ≈ Volumen 3. Números 11 al 17



¿Para qué disfrazar al mundo humano con una belleza que raras veces tiene?
Hay que desnudarlo, exhibirlo, denunciarlo con toda la fuerza de la inteligencia
hasta hacerlo sentir vergüenza de sí mismo.
COSME ÁLVAREZ

Colaboradores de La Guarida

M
Google
 
M

Chatea con nosotros y con otros lectores

Países donde se leyó La Guarida del 1 al 30 de junio de 2016

Países donde se leyó La Guarida del 1 al 30 de junio de 2016
La primera columna de números a la derecha indica que en junio fueron leído 427 textos ≈ La tercera columna de números indica que tuvimos 2736 lectores de 26 países entre el 1 y el 30 de junio. Fuente: Contadores Miarroba


My blog is worth $4,516.32.
How much is your blog worth?

Para el arte del siglo XXI, pienso en un animal ágil y salvaje
que sabe usar la mandíbula y los dientes, un animal que al dar
la dentellada es capaz de contener la esencia de su estado, y
también de transportar al hombre en el lomo hacia una verdad
completa de sí mismo.
MMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMC.Á.

COSME ÁLVAREZ (1964)

COSME ÁLVAREZ (1964)
Libros publicados y antologías (1988-2015) (Click en la foto)
Cosme Álvarez on Facebook

Consulta los textos de La Guarida