sábado, 1 de julio de 2017

Extiende tus brazos

Por Helen Dunmore (1952-2017)
(poeta británica)

[Nota y versión de José Manuel Recillas]


Nota del traductor sobre Helen Dunmore

Helen Dunmore (1952-2017)
A la edad de 65 años, falleció, víctima de un cáncer incurable, la poeta y novelista británica Helen Dunmore. Su último poema, publicado después de su muerte, acaecida el 5 de junio de 2017, es un conmovedor y consolador canto de despedida, donde el dolor y la amargura no parecen tener cabida. Frente a la muerte todo parece ineluctable, determinado por la desaparición personal y el desconocimiento de lo que vendrá después. Dunmore escribió, apenas en marzo de este año, con escrupulosas palabras al respecto:

La mayoría de nosotros morimos en silencio y dejamos un silencio. No hay marca visible, no hay registro escrito y muy a menudo no hay tumba para visitar. Los antepasados se desplazaron en busca de trabajo, o fueron incapaces de escribir, o nunca tuvieron el dinero para pagar a un albañil. Dejan una historia, tal vez, o una anécdota transmitida de hijos a nietos, hasta que ya no se le vuelve a oír. La existencia desaparece en un humus que a primera vista parece completamente anónimo. Pero quiero profundizar más, porque creo que hay más que eso. El anonimato es también una herencia y tal vez una preciosa, al igual que los poemas agrupados bajo el nombre de “Anónimo” en una antología son a menudo los más conmovedores de todos, perfeccionados por la memoria como lo son por generaciones.

Como Helen Dunmore, y a diferencia de casi todos mis racionales contemporáneos, la muerte individual y qué deja uno al partir es un tema literario, casi una obsesión en mi ejercicio de escritor. No tengo las respuestas a tales interrogantes, como la propia Dunmore no las tuvo, pero explorarlas a través de figuras como las de Klimt, Rilke, Eurípides, Béla Bartók, Gottfried Benn, Georg Trakl, Gustav Mahler, y otros, es también mi manera de sentirme parte de una tradición a la que mi época parece haber dado la espalda. Traducir el último poema de esta notable poeta sobre un tema absolutamente imprescindible para mí, es una forma de mantener mi fe en esa tradición.

Hold out your arms

Death, hold out your arms for me
Embrace me
Give me your motherly caress,
Through all this suffering
You have not forgotten me.

You are the bearded iris that bakes its rhizomes
Beside the wall,
Your scent flushes with loveliness,
Sherbet, pure iris
Lovely and intricate.

I am the child who stands by the wall
Not much taller than the iris.
The sun covers me
The day waits for me
In my funny dress.

Death, you heap into my arms
A basket of unripe damsons
Red crisscross straps that button behind me.
I don’t know about school,
My knowledge is for papery bud covers
Tall stems and brown
Bees touching here and there, delicately
Before a swerve to the sun.

Death stoops over me
Her long skirts slide,
She knows I am shy.
Even the puffed sleeves on my white blouse
Embarrass me,
She will pick me up and hold me
So no one can see me,
I will scrub my hair into hers.

There, the iris increases
Note by note
As the wall gives back heat.
Death, there’s no need to ask:
A mother will always lift a child
As a rhizome
Must lift up a flower
So you settle me
My arms twining,
Thighs gripping your hips
Where the swell of you is.

As you push back my hair
– Which could do with a comb
But never mind –
You murmur
‘We’re nearly there.’

(25 May 2017)



Extiende tus brazos

Muerte, extiende tus brazos por mí
abrázame
dame tu caricia maternal,
a través de todo este sufrimiento
no me has olvidado.

Eres el iris barbudo que hornea sus rizomas
junto a la pared,
tu aroma florece de belleza,
sorbete, iris puro
encantador y complejo.

Soy el niño junto a la pared
no mucho más alto que el iris.
El sol me cubre
el día me espera
en mi curioso vestido.

Muerte, colmas mis brazos
con una cesta de damascenas silvestres
rojas correas entrecruzadas me abotonan por detrás.
No sé sobre la escuela,
mi conocimiento es para ralas cubiertas de papel
tallos altos y marrón
abejas tocando aquí y allá, delicadamente
antes de un viraje ante el sol.

La muerte se inclina sobre mí,
su larga falda se desliza,
sabe que soy tímida.
Hasta las holgadas mangas en mi blusa blanca
me avergüenzan,
ella me recoge y me sostiene
así que nadie puede verme,
voy a frotar mi cabello en el suyo.

Allí, el iris aumenta
nota por nota
como el muero devuelve el calor.
Muerte, no hay necesidad de preguntar:
una madre siempre levantará a un niño
como un rizoma
debe levantar una flor
así que me ordenas
Mis brazos entrelazados,
los muslos asen tus caderas
donde tu oleaje está.

Mientras empujas mi cabello hacia atrás
—lo cual podría hacer con un peine
pero no importa—
murmuras
“Ya casi llegamos”.

(25 de mayo de 2017)
(Regresa al Índice general)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las teorías sobre arte son al arte
lo que un gato disecado al movimiento de un felino
Cosme Álvarez

Invitación

Los textos y las fotografías que aparecen en La Guarida están protegidos por la ley y no deben ser
reproducidos sin autorización previa del administrador de la página, o del titular de los copyright,
por lo que se sugiere que toda vez que se cite o se utilice alguna de las entradas se nos informe por
Primera época ≈ 1999 a 2007 ≈ Volumen 1. Números 1 al 5
Segunda época ≈ 2008 a junio de 2016 ≈ Volumen 2. Números 6 al 10
Tercera época ≈ 1 de julio de 2016 a 1 de julio de 2017 ≈ Volumen 3. Números 11 al 17