martes, 1 de noviembre de 2016

Diez maneras de mirar a P. B. Shelley [*]


por Hugo Claus
(poeta belga)

                   
[Versión de Pablo Soler Frost]



Hugo Claus (1929-2008)
1.
Su cuerpo embarrancó en las arenas.
Quedó tirado: el oro se retiraba
sobre las montañas mientras.
En sus pantalones, en sus blancos calcetines,
en los versos de Keats en su bolsillo
tan sólo los gusanos se movían.
O, salvaje viento del oeste,
tu otoñal aliento.

 
2.
Su cara había sido comida
por las creaturas del mar.
Su espíritu, que tenía ojos
y fosas y labios,
vió la tierra que sueña,
la lamió y
olió sus aromas, que destruyen
y conservan, al mismo tiempo.


3.
Huesudo, espasmódico,
(en los momos siempre le tocaba
primero ser la bruja).
Ámpulas. Una voz chillona.
Chicas en sus rodillas.
Y todo el tiempo, agudezas
acerca de los ángeles de la lluvia,
los ángeles del relámpago,
que esta noche dicen que vienen
sobre el azul planeta.


4.
Odiaba el picadillo,
a los santos, la veneración, al Rey.
Pero más que nada odiaba
a un esposo y a una esposa
en su abrazo monógamo.

Lluvia negra y temible granizo
cayeron sobre
su peluca de bacante.


5.
Hubo muchas espinas y arbustos
en los que cayó, sangrando.
Pero llevaba arsénico en el bolsillo.
Pues ¿quién sabe
si quieres sobrevivir
a la belleza del inclinarse?

¿Quién sabe si
no quisieras, sin aviso,
hundirte entre las algas,
sin ser domesticado?

 

6.
Una vez prendió fuego al mayordomo,
Laker. En Italia bailó frente
a una zarza en llamas.
Más tarde, en la sombra,
gris de frío, tras horas como hielos
susurró: "¡Ea! Presten oído a
las ramas del océano y del cielo
enmarañadas".


7.
Gritando salió de su recámara
había pues, visto,
gordas mujeres de Sussex
con ojos en lugar de tetas.
A cada rato, ese invierno,
vió un niño desnudo
salir de un mar púrpura.

O, levántame como a una ola,
una hoja, una nube.

 

8.
Desayunaba y almorzaba dulces.
Entrañas estreñidas de opio.
Riñones, próstata, averiados.

Sus ritmos y sus acentos
soplan sobre la tierra helada.
Ecos de dioses y de mirlos,
también blasfemias.


9.
No le gustaba llevar calcetines de lana.
La mantequilla le daba náusea.
Con Harriet y Mary y Clare
y otras pujaba contra una esponja
bañada en vino, como anticonceptivo.

De muchos círculos se mantuvo
al margen, se exiló.
Se hundió entre grandes signos
y rechazos.


10.
Al morir sus fragmentos, como
panfleto y oda fue enterrado.
"The Courier" escribió: se ahogó el infiel.
Sabrá ahora si hay o no un dios.

Balanceaba en su rodilla
a la elocuencia, prostituta.
Su paganismo: un antídoto
al invierno que llega
del viento del oeste.



(regresa al Índice de poesía 1)
(Regresa al Índice general)
Pablo Soler Frost
*Este poema de Claus, "Tien manieren om P.B. Shelley te zien", aparece en la antología de J.M. Coetzee, "Landscape with Rowers. Poetry of the Netherlands" (Princeton, 2005); me atreví a traducirlo del holandés porque a mi lado tenía la versión en inglés del Nobel para compulsarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las teorías sobre arte son al arte
lo que un gato disecado al movimiento de un felino
Cosme Álvarez

Invitación

Los textos y las fotografías que aparecen en La Guarida están protegidos por la ley y no deben ser
reproducidos sin autorización previa del administrador de la página, o del titular de los copyright,
por lo que se sugiere que toda vez que se cite o se utilice alguna de las entradas se nos informe por
Primera época ≈ 1999 a 2007 ≈ Volumen 1. Números 1 al 5
Segunda época ≈ 2008 a junio de 2016 ≈ Volumen 2. Números 6 al 10
Tercera época ≈ 1 de julio de 2016 a 1 de julio de 2017 ≈ Volumen 3. Números 11 al 17