DIRECTORIO


Director Cosme Álvarez
Secretario de redacción ≈ José Manuel Recillas
Consejo editorial ≈ Ricardo Yáñez ≈ Manuel Andrade Leonel Rodríguez

Asesor editorial en México ≈
Juan Domingo Argüelles
Asesor editorial en España ≈ Antonio Orihuela
Asesor editorial en Sudamérica ≈ Antonio Cienfuegos
Asesor editorial en Chile ≈ Enrique Silva Rodríguez
Asesor editorial en Colombia y Venezuela ≈ Larry Mejía

Tipografía y diseño ≈
Astillero Editores

m
Las teorías sobre arte son al arte
lo que un gato disecado al movimiento de un felino

Cosme Álvarez

a
Primera época ≈ 1999 a 2007 ≈ Volumen 1. Números 1 al 5
Segunda época ≈ 2008 a junio de 2016 ≈ Volumen 2. Números 6 al 10
Nueva época ≈ 1 de julio de 2016 ≈ Volumen 3. Números 11 al 17


M

lunes, 6 de junio de 2016

José Manuel Recillas: el gran ausente de mi generación


por Cosme Álvarez


José Manuel Recillas (izq.) y Cosme Álvarez (der.)
Hace unos días, José Manuel y yo salimos a vagar por el centro de Coyoacán y dimos con dos librerías. En ambas casi mareaba la sobrepoblación de novelas y libracos de moda en los estantes y en las mesas, y aún así tuvimos el impulso de preguntar si alguna sección alojaba tomos de poesía. En los dos locales nos remitieron a la parte más baja de un mueble, situado en uno de esos rincones que generalmente pasan inadvertidos, y en el que había, cuando mucho, 20 títulos. Me pareció al mismo tiempo natural y paradójico que así fuera, pues ya se sabe que en este país ahora hay más poetas que lectores de poesía. José Manuel literalmente tuvo que sentarse en el suelo para mirar de cerca aquella fila escuálida de títulos, y al sentón la desazón, porque no halló uno solo que pudiera interesarle. Menciono al paso esta anécdota para situar dónde se halla la poesía en nuestros días, y también para decirle a Recillas una frase que es usual en el ambiente de los músicos, pero que puede adaptarse a esta ocasión: “José Manuel, bienvenido al mundo editorial de la poesía, que hambre no te va a faltar”. Pero bueno, las presentaciones de libros tienen, sin embargo, una nueva finalidad para el poeta: por necesidad se han convertido en librerías de paso, en las que los asistentes compran al menos un ejemplar y el poeta respira y se alegra.

José Manuel Recillas, poeta de talento, escritor riguroso, lector ávido, crítico sagaz, y no menos entusiasta traductor, nos ha reunido esta tarde para hablar de su libro, o debo ser más claro: de su espléndido libro El sueño del alquimista. Recillas era, hasta hace unos meses, el gran ausente de mi generación. Una generación peculiar, pues de ella han salido varios de los mejores narradores, poetas y músicos de México en la actualidad.

Nuestra generación comenzó a escribir poemas a finales de los años ochentas e inicios de los noventas del siglo xx, a la luz o a la sombra de las vanguardias. Antes de eso leímos a los clásicos latinos, a Petrarca y a Dante, a Villon y a los españoles del Siglo de Oro, y de México a Sor Juana, a los románticos y a los modernistas, y casi todos nos encendimos con Villaurrutia, Owen, Gorotstiza y Pellicer; otros, los menos, con Jorge Cuesta y Ortiz de Montellano, es decir, con los poetas que se reunieron en torno de las revistas Ulises y Contemporáneos. Tras ellos leímos a Rimbaud, a Mallarmé, a Valéry, y también a T.S. Eliot y a Ezra Pound, y fuimos hasta cierto punto víctimas de los traductores españoles y argentinos, pero cada poeta nombrado sobrevivía a su traductor. Sólo más tarde llegamos a George Trakl y a Pessoa. La generación de Octavio Paz, y Paz en particular, generaba admiraciones y rechazos. “Piedra de sol” era un poema y un enigma (algunos incluso queríamos saber quiénes eran en la vida real las mujeres que mencionaba el poema), pero Los hombres del alba, de Efraín Huerta, no sólo era un libro de poemas sino una llama, o mejor: una antorcha que iluminaba el sendero hacia poetas como José Carlos Becerra y José Emilio Pacheco, autores que nuestra generación leyó en la preparatoria o en los años universitarios. Fuimos influidos por las vanguardias del siglo xx, admiramos a Vallejo y a Huidobro, no obstante, empezamos siendo ortodoxos: estudiamos con esmero el endecasílabo, escribimos sonetos, octavas reales, casidas y silvas, pero más allá del traje sastre de las formas y los remedos, para nosotros había ya un nuevo enigma por resolver: nuestros propios temas. Qué decir y cómo decirlo se volvió entonces el sendero que cada cual tenía que recorrer a solas.

Dije que José Manuel Recillas era el gran ausente de mi generación, pero es una noticia inexacta. Si bien tardó más que los otros en publicar libros, estaba siempre ahí, escribiendo, leyendo, dando de palos a la tristeza y, sobre todo, viviendo hondamente lo que sólo años más tarde se transmutaría en poemas.

Nuestra generación comenzó a publicar a inicios de los años noventas. Todos aquellos escritores éramos, naturalmente, un signo de interrogación, muchos lo somos todavía, pero entretanto José Manuel Recillas no dejaba de trabajar en sus libros cada día. Sus amigos seguían publicando, otros ganaban premios y becas del Conaculta (ese diseño estatal para mantener distraído al escritor), pero Recillas se mantenía lejos, al margen, ausente. Sabíamos que escribía, que nunca había dejado de escribir, pero ¿dónde estaban sus libros? Claro, tenía, como todos nosotros, su libro noventero, La ventana y el balcón, publicado en 1992, pero de alguna manera seguía siendo el gran ausente. Sólo al final del siglo xx publicó en Práxis otro libro, me refiero a la primera edición de El sueño del alquimista (1999), el mismo que hoy presentamos Roxana Elvridge-Thomas, Manuel Andrade y yo, y hasta el 2003 hizo una nueva entrega, Entre el sol amarillo del escombro, que se publicó en Montevideo. Pasaron otros seis años de silencio, hasta que en 2009 se publicó Sidereus nuncius, pero su trabajo, lamentablemente, se nos había perdido de vista.

Celebro con entusiasmo que José Manuel Recillas ya no sea el gran ausente de mi generación, que esté convirtiéndose poco a poco en una presencia notoria entre los poetas de este siglo xxi mexicano, que se halle ganando premios y menciones, y desde luego me alegra que se encuentre preparando la próxima aparición de media docena de libros. No sé qué piensen Manuel y Roxana, pero yo tengo la impresión de que José Manuel nos la debía.

El sueño del alquimista es posiblemente el primer libro de Recillas, me refiero a esta segunda edición, hecha por el Fuego rojo de la amistad y la inteligencia. Es casi como el de la primera edición de 1999, pero ese casi lo vuelve otro libro, no sólo por el trabajo que José Manuel ha hecho a los poemas, consiguiendo el tono que siempre requirieron estos versos de hondo dolor, sino porque además nos obsequia (iba a decir: nos da en ofrenda, como si se tratase de los antiguos ritos mayas o yoremes), nos entrega con valentía un apéndice estremecedor, no una bitácora plañidera y autocompasiva, sino un diario del horror, que al final apuesta por la celebración de la vida. Es verdad que los poemas del libro no requieren del apéndice porque son poemas muy bien logrados, que dicen o gritan lo que el poeta había contenido en el vientre como un aullido; pero el diario nos acerca al corazón del hombre que está detrás del poeta, de este gran ausente que era Recillas. El Apéndice es un registro del horror pero el poeta es el alquimista que en sus poemas transfigura la experiencia del dolor y el horror en realidad humana y colectiva. Se necesita valor, talento, y quizá de fuego en la sangre para transmutar la experiencia personal en arte, en visión y relato colectivo, para zafarse de la cuerda que ata al solipsismo y hacer visible que lo que le ocurre a un hombre está ocurriéndole a todos los hombres, para verter el agua propia en la gran corriente de la experiencia humana. ¿Cuál otra cosa podría ser el sueño del auténtico alquimista? Como amigo y lector de José Manuel advierto que el poeta Recillas lo ha conseguido, que ha logrado ir más allá del dolor para apostar por el elixir de la vida. Podría leerles al menos doce poemas del libro que justifican mis palabras, pero esa es tarea de José Manuel. Luego entonces, le cedo la palabra.


Coyoacán, martes 31 de mayo de 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Invitación

Los textos y las fotografías que aparecen en La Guarida están protegidos por la ley y no deben ser
reproducidos sin autorización previa del administrador de la página, o del titular de los copyright,
por lo que se sugiere que toda vez que se cite o se utilice alguna de las entradas se nos informe por

≈ ARTES PLÁSTICAS ≈


¿Para qué disfrazar al mundo humano con una belleza que raras veces tiene?
Hay que desnudarlo, exhibirlo, denunciarlo con toda la fuerza de la inteligencia
hasta hacerlo sentir vergüenza de sí mismo.
COSME ÁLVAREZ

Colaboradores de La Guarida

≈ In Memoriam ≈

M
Google
 
M

Sigue a La Guarida

Chatea con nosotros y con otros lectores

PAÍSES Y CIUDADES QUE FRECUENTAN LA GUARIDA

  • Africa (Argelia, Argel, Marruecos)
  • Alemania (Berlín, Karlsruhe)
  • Argentina (Buenos Aires, Candonga, Córdoba, J. León Suárez, La Plata, Mar del Plata, Mendiolaza, Mendoza, Pilar, Pinamar, Resistencia, Rosario, San Juan, Santa Rosa, Vicente López)
  • Australia (Ashfield, Conells Point, Melbourne, New South Wales, North Turramurra, Sydney, Terrey Hills)
  • Austria (Vienna)
  • Bolivia (Cochabamba, La Paz)
  • Brasil (Porto Alegre, Sapucaia)
  • Bélgica (Bruselas, La Louviere)
  • Canadá (Kamloops, Surrey)
  • Chile (Antofagasta, Chuquicamata, Iquique, La Serena, Maipu, Santiago, San Bernardo, Tarapaca, Valdivia, Viña del Mar)
  • China (Baima, Beijing, Guangzhou, Hangzhou, Jinan, Luzhi, Mudanjiang, Nanjing, Qiaotouzhen, Quanzhou, Shenzhen, Suzhou, Wenzhou, Xian, Yantal)
  • Colombia (Antioquia, Bogotá, Bucaramanga, Cartagena, Cundinamarca, Medellín, Pereira)
  • Costa Rica (Cartago, Liberia, San José, San Pedro)
  • Cuba
  • Ecuador (Guayas, Guayaquil, Pichincha, Quito)
  • El Salvador (San Salvador, Sonsonate)
  • Emiratos Árabes Unidos (Dubai)
  • Eslovenia
  • España (Almería, Aragón, Arona, Asturias, Barcelona, Batiao, Bolaños De Calatrava, Cádiz, Camargo, Castilla y Leon, Cataluña, Eibar, Elche, Gijon, Girona, Granada, Jaen, La Rioja, Langreo, Leganes, Lérida, Logrono, Madrid, Málaga, Mataro, Mora, Ourense, Salamanca, San Cristóbal de la Laguna, San Sebastián, Sant Cugat Del Vallès, Sevilla, Tarrasa, Valencia, Zaragoza)
  • Estados Unidos (Arizona, California, Colorado, District of Columbia, Florida, Georgia, Idaho, Illinois, Indiana, Louisiana, Maine, Maryland, Massachusetts, Michigan, Minnesota, Missouri, Montana, New Jersey, New York, Ohio, Oregon, Pennsylvania, South Dakota, Texas, Utah, Virginia, Washington)
  • Filipinas
  • Finlandia
  • Francia (Annecy, Aquitaine, Les Avenières, Le Raincy, Lyon, Marsella, Pantin, Paris, Provence, Puteaux, Rhone-Alpes, Rouen, St-Brieuc, Viroflay)
  • Georgia
  • Guatemala (Guatemala)
  • Honduras
  • Hungría (Budapest, Debrecen)
  • Irlanda (Dublin)
  • Israel (Haifa, Tel Aviv)
  • Italia (Augusta, Legoli, Milán, San Bonifacio, Torino, Toscana)
  • Japón (Tokio, Tsukuba)
  • Malasia (Kampong Bukit Lanjan, Wilayah Persekutuan)
  • Marruecos (Casablanca)
  • Martinica
  • México (Aguascalientes, Ahome, Baja California Norte, Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Chihuahua, Distrito Federal, Durango, Estado de México, Guerrero, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán, Zacatecas)
  • Nicaragua (Chinandega, Managua, León)
  • Noruega
  • Nueva Zelanda (Dunedin, North Shore)
  • Pakistán (Karachi)
  • Panamá (Muerto, Panamá)
  • Paraguay
  • Países Bajos (Amsterdam, Bilthoven, Groningen)
  • Perú (Arequipa, Cerro Minas, Cuzco, Huancayo, La Libertad, La Victoria, Lima, Junin)
  • Polonia
  • Portugal (Carnaxide, Lisboa, Vila Nova de Gaia)
  • Puerto Rico (Aibonito, Bayamon, Guaynabo, San Juan)
  • Reino Unido (Londres, Poplar)
  • República Dominicana (Santo Domingo)
  • Rumania (Timisoara)
  • Serbia y Montenegro (Belgrado)
  • Suecia (Gunnita, Karlstad, Malmö, Skane Lan, Varmlands Lan)
  • Suiza (Aargau, Zurich)
  • Turquía (Uzundere)
  • Uruguay (Montevideo)
  • Venezuela (Barquisimeto, Caracas, Chacao, Miranda, Valencia)

PAISES DONDE MÁS SE LEE LA GUARIDA

PAISES DONDE MÁS SE LEE LA GUARIDA

Países donde se leyó La Guarida del 1 al 30 de junio de 2016

Países donde se leyó La Guarida del 1 al 30 de junio de 2016
La primera columna de números a la derecha indica que en junio fueron leído 427 textos ≈ La tercera columna de números indica que tuvimos 2736 lectores de 26 países entre el 1 y el 30 de junio. Fuente: Contadores Miarroba

Los 15 países que más entran en La Guarida

  • 01. México
  • 02. Perú
  • 03. España
  • 04. Estados Unidos
  • 05. Argentina
  • 06. Colombia
  • 07. Chile
  • 08.Venezuela
  • 09. Alemania
  • 10. Francia
  • 11. Canadá
  • 12. Costa Rica
  • 13. Ecuador
  • 14. Suiza
  • 15. Guatemala


My blog is worth $4,516.32.
How much is your blog worth?

Para el arte del siglo XXI, pienso en un animal ágil y salvaje
que sabe usar la mandíbula y los dientes, un animal que al dar
la dentellada es capaz de contener la esencia de su estado, y
también de transportar al hombre en el lomo hacia una verdad
completa de sí mismo.
MMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMC.Á.

COSME ÁLVAREZ (1964)

COSME ÁLVAREZ (1964)
Libros publicados y antologías (1988-2015) (Click en la foto)
Cosme Álvarez on Facebook

Consulta los textos de La Guarida