DIRECTORIO


Director Cosme Álvarez
Secretario de redacción ≈ José Manuel Recillas
Consejo editorial ≈ Ricardo Yáñez ≈ Manuel Andrade Leonel Rodríguez

Asesor editorial en México ≈
Juan Domingo Argüelles
Asesor editorial en España ≈ Antonio Orihuela
Asesor editorial en Sudamérica ≈ Antonio Cienfuegos
Asesor editorial en Chile ≈ Enrique Silva Rodríguez
Asesor editorial en Colombia y Venezuela ≈ Larry Mejía

Tipografía y diseño ≈
Astillero Editores

m
Las teorías sobre arte son al arte
lo que un gato disecado al movimiento de un felino

Cosme Álvarez

a
Primera época ≈ 1999 a 2007 ≈ Volumen 1. Números 1 al 5
Segunda época ≈ 2008 a junio de 2016 ≈ Volumen 2. Números 6 al 10
Nueva época ≈ 1 de julio de 2016 ≈ Volumen 3. Números 11 al 17


M

jueves, 5 de mayo de 2016

Tres poemas de "El sueño del alquimista"

El sueño del alquimista

En el de la memoria jardín de la penumbra
reposa nemoroso el fuego ciego que arde,
la misma luz y agua que son del sol resguardo
y murmurante soto de un otra mansedumbre.

El río serpentea y en él se ahoga el hombre,
el transparente azogue espérale a la izquierda;
el tiempo fluye inmenso y en el jardín se pierde
-en la siniestra escala lenta sube su sombra.

La eterna sierpe de agua baña siempre lo enorme
y en el envés del día aquellas que te encarnan
en silencio te llaman nombrándote lo eterno.

El agua que te espera no es fin sino comienzo
-“soy tú y tú eres yo” y Aker es tu balanza-
y al fondo de ti mismo sonríe oculto un Hermes.



Última rosa

No la flecha y su muda trayectoria en la luz,
su enigmática trayectoria vencida por el tiempo,
la albura de su cuerpo en esta sola cruz
ni el elevado fuego su idioma de silencios
lo que habla en esta zarza plena toda de luz
como palabra inmóvil que busca hallar su templo.
Acaso todo sombra sea de otro milagro,
infinita escritura de un viaje postergado.

Sabemos que los mismos no somos del principio;
no han sido en balde tantos viajes, tantas ofensas,
tantas guerras en nombre de un alto designio;
sabemos que en la Rosa una ignota bandera
de vocablos divinos ha sellado su destino
a la sed de las noches y a la sal de esta tierra.
Sólo un compás de espera es esta travesía,
celaje en que se hunde postrer luz vespertina.

No las águilas sed son de revelación,
suyas no son los nombres, los ecos de esta tierra,
mas sí el nocturno oleaje del último fulgor
donde hace tiempo yace la vanidad postrera
de esta palabra incierta, inerme bajo el sol:
efímera grafía de un signo ya en la arena.
No el errático fuego, pues, de esta ciega llama
sino la voluntad que habita en la balanza

lo que otorgue sentido a este dolor tan puro
que aquí ha crecido con el llanto y con el sueño,
pues al callar la Rosa su triple sol desnudo,
su cuerpo sumergido, su estirpe de milenios,
no quedará palabra en pie que funde al mundo
ni habrá mujer desnuda que nombre este silencio.
Sólo esa Rosa quieta con su palabra amarga,
brillando en el mutismo de esta última mañana.



La cera de Ulises

Hay viajes y destinos, cumplidos bajo el yugo
de un resplandor afuera, que se hunden en el día
y ocultan a la rosa,
al arcano prodigio de su tácito aroma.

No busques sino en ti lo que otros creen perdido
-una tiniebla doble para esas manos simples
ocultas en el polvo
de falsos resplandores y teologías de oro-

pues sólo en la herejía se oculta la ortodoxia
-como en el agua el fuego que a lo divino nutre-,
la dulce llama umbría
que encenizada alumbra al sueño y su afonía.

El mundo se divide en ecos sin sentido
ocultos en el fuego que pierde sin remedio
aquello que se nombra
si en otros permanece la noche sin memoria.

Los coros de la piedra guijarros sólo son
en medio del rumor y el delirio del mar,
perfecta melodía
que goza y se solaza en su propia agonía.

No busques en el mundo lo oculto bajo un nombre,
la sal de tu destino es obra en la tiniebla,
aguarda a tu paloma
en medio de desastre que al mundo ya corona.

Dejad que el oro muera, que el canto en canto quede,
afuera nada importa si no ha nacido antes
en medio de esa nada
que es íntimo derrumbe hacia tu propia flama.

Que no simiente quede ya de esta travesía.
Sólo silencio sea lo que antes fue sonido
y el resplandor perezca
justo al ojo llegar que calmo lo sujeta.

No busques más las horas, la luz de lo perdido,
pues sólo el agua es fuego si antes fue vigilia;
afuera quede el mundo
vestido de sí mismo, perdido en su tumulto.


______________________________________
José Manuel Recillas Ciudad de México, 1964). Poeta, ensayista, investigador literario, melómano, traductor y editor. Presidente y fundador de la Academia Mexicana de Poesía. En 2016 ganó el Premio Nacional de Ensayo Crítico "Evodio Escalante" por su libro Catábasis y Theia mania. En 2012 le fue otorgada la Cátedra Sergio Pitol del Centro Universitario de los Lagos, dependiente de la Universidad de Guadalajara, por su traducción y edición a la obra del poeta alemán Gottfried Benn (Un peregrinar sin nombre. Escritos fundamentales, La cabra ediciones, 2010). Ha publicado los libros de poesía La ventana y el balcón (Cuarto creciente, 1992), El sueño del alquimista (Praxis, 1999; El dragón rojo, 2015), Entre el sol amarillo del escombro (Bianchi editores, Montevideo, Pilar edições, Brasilia, 2003), Sidereus nuncius (comisión del Festival música y escena, UNAM, 2009, sobre los 400 años del nacimiento de Galileo Galilei) y Mahler (Secretaría de Cultura de Michoacán, 2015).

lunes, 2 de mayo de 2016

Despertar

por Cosme Álvarez

[el poema es más vívido cuando se lee en voz alta]


Nada nos lloverá salvo silencio,
agua rauda que ensordece los sentidos.
Llueve adentro de mí y es otra lluvia,
son las palabras de tu presencia que no miro.
Mirada que no escucho,
                                      murmullo que no toco,
el ruido quemadura en la tormenta de mi cuerpo:
presencia de tu ausencia en mis oídos.
Qué será de los nosotros
que ya nunca volverán a ser un árbol en el abrazo.
Qué será de nuestros cuerpos sin nombre,
de los cuerpos que perdieron el camino de la carne,
arrancados del abrazo que era un árbol.

Pero cómo decirle a la sangre que olvide
sus recuerdos hechos de tierra,
cómo pedirle que regrese
impasible a la corriente nocturna,
cómo hacer callar su sonido.
Qué habrá del otro lado de la vida
                                                       si es un sueño,
qué habrá del otro lado, vivo sueño.
Que habrá si ya no hay nadie cuando sueño,
sólo este cansancio sin orillas.
Se quiere saltar al otro lado del insomnio,
más allá de la pura incertidumbre
al vacío del sosiego.

Llueve en mí toda tu ausencia,
que deje de arder este silencio,
este verbo pronunciado con las manos
que dio azarosamente en lo negro de tu blanco
sin saber que eras el arco y la mirada,
sin saber que eras el blanco, y yo y mis flechas
apenas el pretexto para darte
un abrazo en el centro del silencio,
flecha lanzada al espacio
donde el azar te puso enfrente.

Saltar al otro lado, hacia el sueño.
Saltar sobre la orilla del insomnio,
donde el ojo ya no mira, sólo sueña.
Un saltar al vacío del sosiego
                                              y es tan alto,
tan alta la negra incertidumbre del insomne.
Golpear la mano el hombro contra el muro del desvelo,
golpear con la cabeza, irse de bruces: duele así.

Mis manos anidan en la mesa,
palomas en el árbol de mi cuerpo.
Quise verte con las manos, y en el sueño
el agua de tu ausencia me llenó de sensaciones y de insomnio.
Los recuerdos son mis ojos,
sólidos y formes en las ramas del desvelo,
en el águila ceniza de mis manos,
en la carne y la vigilia.
Sentado a la mesa miro el mundo;
mis ojos se cierran pero miran, intensamente miran.

Tendrá que caer alguna vez la pesadilla,
por fin y hasta cuándo esta vigilia sin sosiego.
Pasar al orden diurno pero cómo;
no hay cómo ni hasta cuándo en el cansancio.

Tú y yo nacidos del silencio,
y afuera el ruido sordo de los hombres
en su andar por los zaguanes de la vida,
de esa noche lateral donde comparten
el suave murmullo de existir.
Mujer y hombre.
Todo lo de afuera haciendo ruido,
un ruido sordo,
                         y adentro estas palabras
que son manos que son ojos que son bocas.
La luz oscuramente sobrevino
de un juego de preguntas o de un sueño,
preguntas que eran flechas y la duda de esta vida
sirviendo de carcaj y cuál destino.
Ese fue un nuevo principio
en este andar por donde nada tiene inicio,
preguntas que eran hilos, o un bordado del tapete
donde habremos sido somos seremos fuimos, y tú y yo
éramos un verbo nunca dicho.
Jugamos a encarnar el silencio
sumergidos en un verbo impronunciado
o en el dátil azul de la llama en nuestras bocas.

Ahora llueve en mí y es otra lluvia,
agua de preguntas que son flechas
en el gran carcaj sin forma de la vida.
Siempre la pregunta, la misma
que juega a ser distinta para hacer un nuevo puente
donde Adán cruce con Eva hacia la luz sin las palabras.
Ahora es otra lluvia. La vigilia.
Ya no es el portal que prometía el paraíso,
ya no es el silencio que ensordece los sentidos,
es un grito y es tu ausencia en el aullido,
es la voz de mis manos en los ojos que no escuchan,
es el barco de la niebla que te toca en mi memoria,
agua del insomnio, luz de lo perdido,
lejos del árbol de la sangre,
lejos del impulso hacia la noche.
Este silencio no es el paraíso, ya no puede ser el paraíso.
Sólo es el recuerdo.
Tú y yo son los recuerdos en la proa despostillada de la vida,
que navega en mí tan dolorosamente cerca del naufragio.
Tú y yo serán la espuma en el recuerdo de nosotros,
arrancados del abrazo que era un árbol y era nuestro.
Ya no cruzaremos ningún puente
sólo el de la lluvia que es olvido.
Llueve en mí toda tu ausencia,
que deje de arder este silencio.
Llueve adentro de mí.
                                   Ya no me lluevas.
Tú y yo son un recuerdo sin nosotros.

No hay cómo decirle a la sangre que olvide
sus recuerdos hechos de tierra,
no hay cómo pedirle que regrese
impasible a la corriente nocturna,
no hay cómo hacer callar su sonido.
No habrá resurrección de los sentidos sin el sueño,
no habrá resurrección en la vigilia.
No hay otro despertar para el insomne,
sólo esta realidad de vivo sueño.
Un salto al otro lado no es posible,
su altura inmaterial es el quebranto de la vida,
y todo el orden diurno tan pequeño.
Golpear con el insomnio los recuerdos,
golpear la incertidumbre con los sueños,
golpear, irse de bruces:

Ya no llueve.
Ahora es la tormenta en el estanque,
ahora es la vida cotidiana,
raudal que lleva a Nunca y se acumula,
                                   que no fluye;
agua inmóvil.
Nada nos lloverá fuera del sueño,
acaso porque estamos siempre a medias en el puente,
siempre solos y a medias en la ausencia.
Ya despierta.
Hay un ruido sordo en la vigilia,
agua que no fluye: las tijeras
con que el mundo nos apaga,
nos corta los testículos, nos ponte de pie,
nos levántate. Y despierta.
Despertar es otra forma de humillar el paraíso.
Ya despierta.
Salte de la lluvia,
de esa borrachera de palabras que son flechas
en la parda oscuridad que lleva a Nunca;
palabras que son todo cómo cuánto
que son nunca ya el torrente que ensordece los sentidos,
que son lo que no son,
                                     el silencio,
esta espuma,
inmersión en las aguas de un lenguaje sin orillas.

Levántate y anda el silencio se ha ido;
son los pozos de aire lo que escuchas,
el sentido figurado del recuerdo.
Es el pozo y es el túnel no es la lluvia.
Es la vida cotidiana,
                                 tormenta en el estanque,
agua rauda que ensordece y es olvido:
                                                             la vigilia.
Salte ya de este silencio.
Despierta.
Abandona esta lluvia de palabras
de metáforas de flechas que es un sueño,
que es un puente donde Adán nada con Eva;
donde nada y esta espuma del insomnio,
donde qué si ya se han ido el paraíso y la mirada.
Ya despierta.
Nada lloverá salvo silencio.
Despierta, hermano Asno,
las tijeras aguardan.

[Micrós, D.F. 2002]



Invitación

Los textos y las fotografías que aparecen en La Guarida están protegidos por la ley y no deben ser
reproducidos sin autorización previa del administrador de la página, o del titular de los copyright,
por lo que se sugiere que toda vez que se cite o se utilice alguna de las entradas se nos informe por

≈ ARTES PLÁSTICAS ≈


¿Para qué disfrazar al mundo humano con una belleza que raras veces tiene?
Hay que desnudarlo, exhibirlo, denunciarlo con toda la fuerza de la inteligencia
hasta hacerlo sentir vergüenza de sí mismo.
COSME ÁLVAREZ

Colaboradores de La Guarida

≈ In Memoriam ≈

M
Google
 
M

Sigue a La Guarida

Chatea con nosotros y con otros lectores

PAÍSES Y CIUDADES QUE FRECUENTAN LA GUARIDA

  • Africa (Argelia, Argel, Marruecos)
  • Alemania (Berlín, Karlsruhe)
  • Argentina (Buenos Aires, Candonga, Córdoba, J. León Suárez, La Plata, Mar del Plata, Mendiolaza, Mendoza, Pilar, Pinamar, Resistencia, Rosario, San Juan, Santa Rosa, Vicente López)
  • Australia (Ashfield, Conells Point, Melbourne, New South Wales, North Turramurra, Sydney, Terrey Hills)
  • Austria (Vienna)
  • Bolivia (Cochabamba, La Paz)
  • Brasil (Porto Alegre, Sapucaia)
  • Bélgica (Bruselas, La Louviere)
  • Canadá (Kamloops, Surrey)
  • Chile (Antofagasta, Chuquicamata, Iquique, La Serena, Maipu, Santiago, San Bernardo, Tarapaca, Valdivia, Viña del Mar)
  • China (Baima, Beijing, Guangzhou, Hangzhou, Jinan, Luzhi, Mudanjiang, Nanjing, Qiaotouzhen, Quanzhou, Shenzhen, Suzhou, Wenzhou, Xian, Yantal)
  • Colombia (Antioquia, Bogotá, Bucaramanga, Cartagena, Cundinamarca, Medellín, Pereira)
  • Costa Rica (Cartago, Liberia, San José, San Pedro)
  • Cuba
  • Ecuador (Guayas, Guayaquil, Pichincha, Quito)
  • El Salvador (San Salvador, Sonsonate)
  • Emiratos Árabes Unidos (Dubai)
  • Eslovenia
  • España (Almería, Aragón, Arona, Asturias, Barcelona, Batiao, Bolaños De Calatrava, Cádiz, Camargo, Castilla y Leon, Cataluña, Eibar, Elche, Gijon, Girona, Granada, Jaen, La Rioja, Langreo, Leganes, Lérida, Logrono, Madrid, Málaga, Mataro, Mora, Ourense, Salamanca, San Cristóbal de la Laguna, San Sebastián, Sant Cugat Del Vallès, Sevilla, Tarrasa, Valencia, Zaragoza)
  • Estados Unidos (Arizona, California, Colorado, District of Columbia, Florida, Georgia, Idaho, Illinois, Indiana, Louisiana, Maine, Maryland, Massachusetts, Michigan, Minnesota, Missouri, Montana, New Jersey, New York, Ohio, Oregon, Pennsylvania, South Dakota, Texas, Utah, Virginia, Washington)
  • Filipinas
  • Finlandia
  • Francia (Annecy, Aquitaine, Les Avenières, Le Raincy, Lyon, Marsella, Pantin, Paris, Provence, Puteaux, Rhone-Alpes, Rouen, St-Brieuc, Viroflay)
  • Georgia
  • Guatemala (Guatemala)
  • Honduras
  • Hungría (Budapest, Debrecen)
  • Irlanda (Dublin)
  • Israel (Haifa, Tel Aviv)
  • Italia (Augusta, Legoli, Milán, San Bonifacio, Torino, Toscana)
  • Japón (Tokio, Tsukuba)
  • Malasia (Kampong Bukit Lanjan, Wilayah Persekutuan)
  • Marruecos (Casablanca)
  • Martinica
  • México (Aguascalientes, Ahome, Baja California Norte, Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Chihuahua, Distrito Federal, Durango, Estado de México, Guerrero, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán, Zacatecas)
  • Nicaragua (Chinandega, Managua, León)
  • Noruega
  • Nueva Zelanda (Dunedin, North Shore)
  • Pakistán (Karachi)
  • Panamá (Muerto, Panamá)
  • Paraguay
  • Países Bajos (Amsterdam, Bilthoven, Groningen)
  • Perú (Arequipa, Cerro Minas, Cuzco, Huancayo, La Libertad, La Victoria, Lima, Junin)
  • Polonia
  • Portugal (Carnaxide, Lisboa, Vila Nova de Gaia)
  • Puerto Rico (Aibonito, Bayamon, Guaynabo, San Juan)
  • Reino Unido (Londres, Poplar)
  • República Dominicana (Santo Domingo)
  • Rumania (Timisoara)
  • Serbia y Montenegro (Belgrado)
  • Suecia (Gunnita, Karlstad, Malmö, Skane Lan, Varmlands Lan)
  • Suiza (Aargau, Zurich)
  • Turquía (Uzundere)
  • Uruguay (Montevideo)
  • Venezuela (Barquisimeto, Caracas, Chacao, Miranda, Valencia)

PAISES DONDE MÁS SE LEE LA GUARIDA

PAISES DONDE MÁS SE LEE LA GUARIDA

Países donde se leyó La Guarida del 1 al 30 de junio de 2016

Países donde se leyó La Guarida del 1 al 30 de junio de 2016
La primera columna de números a la derecha indica que en junio fueron leído 427 textos ≈ La tercera columna de números indica que tuvimos 2736 lectores de 26 países entre el 1 y el 30 de junio. Fuente: Contadores Miarroba

Los 15 países que más entran en La Guarida

  • 01. México
  • 02. Perú
  • 03. España
  • 04. Estados Unidos
  • 05. Argentina
  • 06. Colombia
  • 07. Chile
  • 08.Venezuela
  • 09. Alemania
  • 10. Francia
  • 11. Canadá
  • 12. Costa Rica
  • 13. Ecuador
  • 14. Suiza
  • 15. Guatemala


My blog is worth $4,516.32.
How much is your blog worth?

Para el arte del siglo XXI, pienso en un animal ágil y salvaje
que sabe usar la mandíbula y los dientes, un animal que al dar
la dentellada es capaz de contener la esencia de su estado, y
también de transportar al hombre en el lomo hacia una verdad
completa de sí mismo.
MMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMC.Á.

COSME ÁLVAREZ (1964)

COSME ÁLVAREZ (1964)
Libros publicados y antologías (1988-2015) (Click en la foto)
Cosme Álvarez on Facebook

Consulta los textos de La Guarida